El Proyecto Internacional de Templos, una visión para la paz en el mundo

“Sólo cultivando paz en nuestra propia mente y ayudando a los demás a hacer lo mismo podremos conseguir que reine la paz en el mundo.”

Gueshe Kelsang Gyatso - Fundador del Proyecto Internacional de Templos

 

El venerable Gueshe Kelsang Gyatso, fundador de la NKT, ha dedicado su vida a ayudar a que las personas de este mundo puedan encontrar verdadera felicidad cultivando paz interior por medio de la meditación y otras prácticas.

 

Ha diseñado un programa internacional de educación que ofrece a todo el que esté interesado, sea cual fuere su nacionalidad, edad o sexo, la oportunidad  de aprender técnicas sencillas de meditación para desarrollar su capacidad mental y finalmente alcanzar la paz interior permanente de la iluminación. Al día de hoy este programa se ha establecido con éxito en más de cuarenta países.

 

La intención compasiva de Gueshe Kelsang se materializa en el Proyecto Internacional de Templos, (siglas en inglés ITP), un fondo monetario internacional dedicado al beneficio público. El ITP fomenta el desarrollo internacional de una amplia variedad de instituciones budistas contemporáneas, como los templos de la paz en el mundo; los centros kadampa de meditación (KMCs); los centros de budismo kadampa (KBCs); los centros internacionales de retiros (IRCs); los hoteles Kadampa; los cafés de la Paz; el Proyecto Internacional de Escuelas Kadampa; y las editoriales Tharpa. Estas instituciones ofrecen un servicio al público en el que se ejemplifica la fe budista.

 

Por ejemplo, cada año, decenas de miles de personas visitan los templos Kadampa, los KMCs, KBCs e IRCs. Algunos asisten a cursos y retiros para aprender a cultivar la paz interior por medio de la meditación; otros contemplan los hermosos objetos sagrados y disfrutan de un ambiente de tranquilidad. Pero sea cual fuere el motivo de su visita, Gueshe Kelsang ha dicho que quien vea un templo o los objetos sagrados que contiene, recibirá bendiciones especiales que siembran una semilla que madurará en el futuro en forma de paz interior y felicidad.